El año pasado, el Team ParaChile de tenis de mesa brilló en los Juegos Parapanamericanos que se realizaron en Lima, Perú. El equipo logró ganar 11 medallas, 4 de ellas de oro, y clasificar a cuatro jugadores a Tokio 2020. Entre ellos estaba el maipucino, Cristián González.

Este exitoso jugador comenzó su carrera deportiva en 2014 al participar en los pasados Juegos Parasudamericanos. Un año más tarde llegaría a sus primeros Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015, los cuales le dieron la experiencia y el talento por el cual se destaca hoy en día.

Ya en 2019, González llegó a los Juegos Parapanamericanos de Lima lleno de esperanza y demostrando su talento, logró colgarse dos preseas doradas, una en la categoría individual clase 4 y otra junto a su compañero, Maximiliano Rodríguez, en la categoría equipos clase 3-5.

Hoy, el destacado deportista está trabajando arduamente para lo que serán sus primeros Juegos Paralímpicos y se proyecta en los que podrían ser sus terceros Juegos Parapanamericanos. González mira con ansias la llegada de Santiago 2023, donde espera replicar su paso por Lima. 

¿Vimos un equipo muy consolidado en Lima 2019, ¿qué impresiones tienes de su rendimiento como equipo? 

Cómo selección yo creo que nos fue increíble. A modo de comparación, en Toronto 2015 se obtuvieron 4 medallas, 1 oro y 3 bronces, y en Lima la rompimos, sacamos 4 de oro, 3 platas y 6 bronces. Finalmente esto nos dio un total de 13 medallas, que son más del triple que las de Toronto. Además, allí solo hubo un clasificado a Río y, en Lima, metimos 3 a Tokio, Tamara Leonelli, Matias Pino y yo. Luego, Luis Flores se sumó como el 4to clasificado, tras su buen rendimiento en sus últimas competencias.

¿Esperas tú, y tu equipo, repetir esas hazañas en Santiago 2023?

Definitivamente nos fue rotundamente mejor y obvio que en Santiago 2023 queremos repetirlo, incluso mejorarlo. Siempre queremos mejorar y seguir subiendo, porque para eso entrenamos. En esos futuros Juegos tendremos ventaja al competir en los mismos recintos donde entrenamos y esto va a ser muy importante. A pesar que en Lima no nos sentimos solos, al contrario, fue mucha gente a apoyarnos y nos sentimos muy respaldados. Pero en Santiago contaremos con un público mucho más contundente y eso va a ser importante.

¿Qué expectativas tiene del evento? 

Esperamos que sea una fiesta muy grande, tal como lo fue Lima. La organización hizo un bonito torneo. Yo diría que estuvo casi a la altura de Toronto 2015, un gran evento en todos los aspectos. Espero que Santiago sea un mejor todavía.

¿Qué beneficios crees que le trae Santiago 2023 a nuestro país y al desarrollo del deporte?

Teniendo en mente lo que sucedió en Chile con los ODESUR, que trajeron como consecuencia una masificación del deporte, imagino que con Santiago 2023 pasará lo mismo. De hecho, después de los ODESUR todos los deportistas paralímpicos gozamos de una fama que nos trajo muchos beneficios. Hizo que muchas personas se nos acercaran para ayudarnos a mejorar nuestro entrenamiento y rendimiento. Los ODESUR pusieron en la palestra que muchos deportistas necesitaban apoyo, que habían tema que solucionar y de apoco se fueron resolviendo. Ojalá que después de Santiago 2023 nosotros tengamos un recinto exclusivo para entrenar, fundamental para que un deportista llegue lo más lejos posible, y a eso es lo que apuntamos para Tokio y Santiago.

Más noticias


Proud Supporter

Institutional Partner