El deporte, en todas sus formas, es un derecho fundamental y una herramienta poderosa para fortalecer los lazos sociales y promover el desarrollo sostenible, la paz, el bienestar, la solidaridad, la inclusividad y el respeto.

El deporte bien podría ser al más poderoso de nuestros superhéroes. Tiene la capacidad de cambiar el mundo, la vida de las personas e históricamente ha desempeñado un papel crucial en todas las sociedades y edades del desarrollo humano. Desde el año 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas (UN) celebran el 06 de abril a la actividad física, con el objetivo de promover los beneficios que trae consigo la práctica de alguna actividad deportiva, ya sea competitiva o de recreación.

Una forma de creforzar y hacerse parte del Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, es mantenernos activos, sanos y solidarios en estos tiempos tan difíciles de distanciamiento físico y social. La pandemia de COVID-19 ha dificultado unirnos con nuestros amigos y equipos para competir, jugar y animarnos unos a otros. Ha calado hondo el asilamiento en las personas, sociedades, organizaciones y economías. Chile pasa por su peor momento, con el número más alto de contagios y confinados a una cuarentena total en la Región Metropolitana por segunda vez en un año.

Las medidas que se llevaron a cabo para contener la pandemia han afectado cada aspecto de nuestras vidas, incluida la práctica del deporte, la que se redujo sólo a un acotado horario matutino de un par de horas. Pero el deporte en sí mismo puede contribuir a sobreponernos y recuperarnos de la pandemia. Basta un metro cuadrado para poder realizar algún tipo de ejercicio, yoga, estiramiento, rebotes en el lugar, abdominales y cualquier ejercicio que no requiera de desplazamiento. También puede ayudarnos a superar estos tiempos de crisis de COVID-19, reduciendo la ansiedad y mejorando la salud física y mental.

Cuando mas que nunca en nuestra historia contemporánea, nos vemos forzados a actuar en equipo para superar una crisis mundial que afecta a todos por igual, el deporte puede ser un gran aliado. Nuestra punta de lanza para que, en una primera línea, podamos desde las acciones individuales, poner una barrera al Covid y otras enfermedades derivadas del sedentarismo que finalmente puede ser nuestros peores enemigos.

Nuestra primera casa es el cuerpo. Y sus bases deben mantenerse siempre firmes para acompañarnos de la mejor manera en nuestras tareas diarias. El deporte, en ese sentido, puede y debe ser nuestro mejor aliado si le damos el tiempo y la entrega que requiere. ¡Celebremos junto a Santiago 2023  el Día Internacional del Deporte y la Paz!

Más noticias


Proud Supporter

Institutional Partner