El estadounidense Greg Louganis (1960) redefinió la elegancia en los saltos ornamentales. Su estilo fue único y hasta hoy es el mas recordado en la historia de su disciplina.

Dentro de las grandes estrellas para recordar en Juegos Panamericanos, tendríamos que sumergirnos inmediatamente en las piscinas y llegar directamente al pequeño Greg: un niño inquieto que ya era estudiante de danza desde los dos años y pasó al salto de trampolín a los nueve, momento a partir del cual progresó velozmente en esta modalidad. Participó en los Juegos Olímpicos de 1976 con apenas 16 años, ganando una medalla de plata en la plataforma de 10 metros. Cuatro años después, ya en la cima de su rendimiento, no tomó parte de los Juegos Olímpicos de 1980 a causa del boicot de Estados Unidos. El desquite vendría en Los Ángeles 84 y Seúl 88, cuando ganó las medallas de oro en todas las pruebas en las que participó: trampolín de 3 metros y plataforma de 10.

En los Juegos de Seúl 88 protagonizó una de las historias olímpicas recordadas, ya que tuvo que batirse duramente con el saltador chino Liangde, quien a pesar de haber ganado a Louganis en torneos previos a los Juegos, no consiguió infligirle una derrota olímpica. En estos Juegos, en los que se llevó su tercer y cuarto oro, un terrible error hizo que golpeara su cabeza en uno de los saltos de las clasificatorias contra el trampolín de 3 metros (un accidente que poco antes había costado la vida a un saltador soviético), tras lo cual cayó al agua con un profundo corte; sin embargo, salió de la piscina y media hora más tarde volvía a saltar, con un vendaje en la cabeza, para ganar su tercera medalla de oro olímpica.

Años más tarde Louganis confesó que el verdadero drama de ese accidente fue interno. Para ese año ya sabía que estaba infectado con el virus del SIDA, y el desconocimiento científico de aquella época hizo estragos en el saltador, pensando que, con su sangre, había contaminado toda la piscina olímpica. Los estudios posteriores dirían exactamente lo contrario.

Greg Louganis fue además cinco veces campeón del mundo y cuatro de los Juegos Panamericanos. Sus vitrinas están repletas de medallas y reconocimientos, y hasta hoy sigue siendo el nombre mas recordado en este deporte. Sin duda alguna el saltador mas prestigioso que ha pasado por los Juegos Panamericanos, donde se llevó 6 oros en tres Panamericanos consecutivos: San Juan 79´, Caracas 83´ e Indianápolis 87´.

Greg Louganis, otra de nuestras leyendas panamericanas, un competidor de lujo cuya marca jamás será borrada ni por el movimiento eterno del agua.

Más noticias


Proud Supporter

Institutional Partner