En sus primeros Juegos Panamericanos el joven Para atleta penquista se coronó como el mejor de América en la prueba de 1500 metros planos.

Tiene  sólo 20 años y ya ha sido campeón mundial juvenil de los 1500 metros en la categoría T46. Mauricio Orrego se integró al mundo del atletismo a los 14,  y a pesar de que en ese entonces no conocía el movimiento paralímpico, aún así dominaba las pistas. 

En los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019, se colgó la medalla de oro tras ganar la prueba de 1500 metros planos, carrera que peleó hasta el final con el brasileño Yagonny Reis De Sousa, quien le siguió en el podio por sólo 50 centésimas. 

Hoy quiere seguir sumando experiencia en competencias de renombre mundial, como el próximo Grand Prix que se realizará en Dubai a mediados de febrero de 2021, hasta llegar de la mejor manera a sus segundos Juegos Parapanamericanos, instancia donde quiere repetir el resultado de Lima 2019. 

¿El objetivo para Santiago 2023 está definido ya?

Por clasificación, mi categoría es T46 y solamente está abierta a 400 y 1500 metros planos. Entonces como soy medio fondista sólo puedo optar a la segunda prueba, por ende a una medalla. Mis intenciones están puestas en poder renovar mi título, y si no se puede, el objetivo es netamente meterse en el podio, lo que siempre busco en todas las competencias. 

A pesar de tu edad, tienes mucha experiencia en competencias. ¿Esperas poder mejorar tu ranking con este evento?

Las competencias que llevo encima también me ayudan harto. El 2017 partí con el Parapanamericano Juvenil que se hizo en Brasil y que fue mi primera competencia internacional, después vino el Campeonato Mundial Junior, donde fui campeón mundial. El año pasado fueron los Juegos Parapanamericanos Adultos, donde también fui campeón, y luego vino el Mundial Adulto, donde gané mucha experiencia compitiendo con los mejores del mundo. Todas los torneos que van entre medio sirven como preparación para el 2023. 

¿La posibilidad de competir en casa, cambia las expectativas?

Las expectativas son altas porque vamos a ser sede y voy a poder llevar a mi gente si es que todo se normaliza (la pandemia). Voy a estar más cómodo, ya que competiré en lugares donde entreno habitualmente, y el clima y el horario me favorecen mucho, así que las expectativas son muy altas. La presión estará en poder revalidar el título parapanamericano. 

Cómo atleta, ¿qué consideras que no puede faltar en Santiago 2023?

¡La comida! (ríe). Creo que la organización y la logística en cuanto a transporte y otros temas no debe fallar. Todas estas cosas deben ser puntuales y se deben organizar de manera responsable. En Chile estamos acostumbrados a dejar todo a última hora y eso debe erradicarse. En el tema de los buses, cuando he asistido a otras competencias internacionales, estos llegan puntuales, lo que finalmente nos beneficia a los deportistas y a el equipo organizador también. 

¿Cuáles son tus próximos desafíos deportivos?

Probablemente un Grand Prix en Dubai y en marzo competiré en Brasil. Básicamente estas competencias son para clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio que es uno de mis grandes objetivos. 

Más noticias


Proud Supporter

Institutional Partner