A pesar de que su enfermedad de Charcot-Marie-Tooth avanza día a día, el nadador chileno sigue entrenando para llegar a los próximos Juegos Parapanamericanos y ojalá repetir las medallas de Lima 2019.

El año pasado, Alberto partió a Europa a entrenar con la intención de llegar de la mejor manera posible a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Sin embargo, con la llegada de la pandemia, todo eso se vino abajo. “En marzo tuvimos que volver a Chile y estuve 7 meses sin entrenar. Tuvimos que replantearnos todo”, comenta el Para nadador. 

Para los meses más duros de la cuarentena, Alberto no tenía la misma motivación e incluso pensó que tal vez era el momento de terminar con su carrera deportiva. “Con la  pandemia y con el avance de mi discapacidad (Charcot-Marie-Tooth), dije aquí paramos, aquí nos retiramos”. Pero hace unos meses, Alberto recuperó el ánimo y la energía tras la llegada de su segunda hija y la vuelta a las piscinas del Parque Estadio Nacional. 

Hoy, uno de los deportistas más exitosos del TeamParaChile entrena de lunes a sábado para cumplir la meta de pelear una medalla en Tokio 2020, y espera poder cumplir, dependiendo del avance de su enfermedad, en uno de sus grandes sueños: competir en casa en los Juegos Paraparamericanos de Santiago 2023. 

¿Visualizas una posible participación en Santiago 2023? 

Lo veo un poco lejano, incluso todavía no sé si voy a llegar (entre risas). Es cierto que mi enfermedad avanza día a día, de Lima hasta ahora ha avanzado y se nota en el cuerpo. De todas formas, me encantaría poder representar a mi país en Santiago 2023, pero soy muy realista, y a veces lo veo como imposible. Tengo que ser sincero con toda la natación chilena, en que si hay alguien mejor que yo en ese minuto, en mi categoría, yo voy a estar afuera apoyándolo. 

De todas formas, tienes las esperanzas de poder llegar...

Tengo las expectativas y las ganas. Me encantaría llegar a esa instancia, estar en tu casa con tu familia y con tu gente, es con lo que sueña todo deportista. De hecho, cuando estaba en Lima, veía a todo el público peruano apoyando a su nadador y esa vibra se debe sentir tremenda. Me encantaría poder vivir eso al competir en casa, ya que Chile no es parte del circuito mundial, así que no hay ninguna competencia acá. Santiago 2023 es la instancia donde se puede cumplir ese sueño y para mí, poder vivir eso es un sueño. 

Alberto Abarza con medalla de oro en Lima 2019. 

¿Qué beneficios trae en el evento?

Va a quedar un legado tremendo, sobre todo en instalaciones y cultura deportiva. Creo que muchos niños van a conocer muchos deportes, que es ese el cuestionamiento que yo siempre hago, Chile no es un país que te muestre mucho deporte. Que se pudiera masificar el deporte y creo que Santiago 2023 puede hacer todo eso. Va a ser tremendo este evento, y creo que no va a haber nada igual en muchos años más, así que hay que disfrutarlo. 

¿Qué no debe faltar en Santiago 2023?

No debe faltar la alegría y el amor, por la gente más que nada, para que ellos puedan disfrutar y estar presentes. También espero que no falte ningún deportista. Me gustaría que estén todos y que no hayan lesiones previas. 

¿Cuáles son tus próximos desafíos?

Viene todo el circuito mundial del próximo año, que es como el ATP de la natación. También se viene el Mundial y sería increíble cerrar el año con broche de oro en Tokio 2020. 

¿Esperas estar en el podio?

Como deportista, uno siempre entrena y lucha cada día para poder estar en el podio, pero más que nada es por la satisfacción de decir lo intenté, que no quede esa duda. Quiero entrenar bien este camino, y el resultado me va a dar lo mismo, pero saber que lo hice con tiempo. Si me toca estar en el podio, voy a estar más feliz viendo que estén mis dos hijas ahí, y sería increíble poder coronar mi carrera con algo así. 

 

Más noticias


Proud Supporter

Institutional Partner